TRES PASOS PARA DEJAR DE EVADIR LA REALIDAD

Posted on

Tres pasos para dejar de evadir la realidad

Esta fotografía es una analogía de estar ante una situación “aparentemente bonita”, llena de colores y matices sin aceptar que existen problemas reales y preferiendo evadir la realidad.

Y es que hay veces que nos encontramos en momentos muy difíciles, situaciones graves y poco favorables para nosotras pero decidimos evadir nuestra realidad y seguir como si nada sucediera (relaciones de pareja tóxicas, ambientes sociales y de trabajo negativos, fricciones familiares, amistades poco saludables, etcétera). Algunas de las razones que nos hacen evadir la realidad son: Creer que lo que sucede no esta tan mal, que no merecemos nada mejor, pensar que no tenemos alternativas, sentir apatía para afrontar la realidad. Llegamos a pensar que es normal estar bien un periodo limitado de nuestro tiempo, y aceptamos con resignación sentirnos miserables la mayor parte del tiempo.

Cualquiera sea el origen de nuestra evasión, la realidad es que sin darnos cuenta nos hacemos un gran daño ya que posponemos un problema que tarde o temprano explotara con consecuencias dolorosas. En México tenemos un dicho que dice: “Al toro hay que agarrarlo por los cuernos”, una manera coloquial de establecer que a los problemas hay que enfrentarlos de frente, y por eso en la historia de hoy comparto tres pasos que te pueden ayudar a ver con claridad que estas en una situación de la que debes salir en lugar de evadir la realidad.

  1. Acepta, acepta, acepta

Con la edad, los problemas se ven mas grandes y las soluciones menos probables. Sin embargo, creo que el primer paso para dejar de evitar una situación que no es grata para ti es aceptar las cosas tal y como son, sin juzgarte, criticarte, maltratarte y dejando fuera de la ecuación la culpa. Los motivos por los que estas viviendo esta situación ya no importan, y pensarlo solo es un gasto de tiempo y energía. Te debes enfocar en las soluciones, y aceptar es tu primera solución, es reconocer que hay una área de tu vida que debes corregir, permitiendo abrir tu mente y corazón para encontrar las mejores alternativas. Vivir evadiendo nuestra realidad es una manera dolorosa de traicionarnos a nosotras mismas negando el regalo mas grande que Dios/El Universo nos dio: Ser felices, en esta vida, no en la siguiente.

  1. Lo que te lastima no es para ti…suelta.

No se porque pensamos que es mucho pedir que otra persona nos trate con respeto y dignidad. Ya sea miembro de nuestra familia, amigo, compañero de trabajo o pareja, todas las personas con las que interactuamos deben respetarnos. Si no lo hacen evidentemente el problema de personalidad es suyo, pero si tu te quedas a su lado y lo aguantas el problema es tuyo. No mereces las acciones destructivas de los demás – egoísmo, traición, mentiras, envidia, negatividad, manipulación, engaños, etcétera – Date cuenta que todo lo que te lastima no es para ti. Gradualmente haz un cambio, aléjate y suelta todo aquello que te lastime. Adopta este criterio en todas y cada una de tus relaciones y te garantizo que poco a poco establecerás relaciones mas sanas y felices.

  1. No justifiques

Cuando justificamos lo inaceptable y pensamos que los demás nos creen, entonces ya hemos caído en una negación tan profunda que quizá necesitemos ayuda psicológica o de un coach de vida como yo para poder entender todas las razones por las que la situación en la que estamos nos hace tanto daño, y así trabajar en las soluciones. Justificar es la manera mas dolorosa de evadir situaciones que sabemos van en contra de nuestros principios, ética y bienestar personal. Si en algún momento notas que estas justificando algo o a alguien y te sientes incómoda al hacerlo, debes rectificar y evaluar qué es lo que realmente esta sucediendo. Como lo mencione, si es algo que te lastima y te pone en una situación de desventaja será mejor que cortes por lo sano y no prolongues una situación inaceptable.

Las mujeres tenemos la tendencia de “dejar pasar” las cosas y dar miles de oportunidades porque creemos que tenemos el poder de cambiar a los demás, y controlar todas las situaciones. La realidad es que ni lo uno ni lo otro sucede. Si por ejemplo, una persona tiene un trastorno de personalidad y es abusiva y manipuladora en tus manos no esta impulsar el cambio. Si la persona no decide buscar ayuda y modificar su actitud, lo mejor es que tú no dejes de evadir la situación, te des cuenta que estas con una persona problemática que te causa dolor, desbalance emocional y seguramente inseguridad y que lo mejor es alejarte. ¡Convertirnos en mujeres practicas y resolutivas debe ser nuestra prioridad cada día!

Las dejo con una cita del escritor, actor y director mexicano Odin Dupeyron: “Puedes evadir la realidad todo lo que quieras, pero lo que nunca podrás evadir, son las consecuencias que tendrás que pagar por evadirlo.”

Si te gustan mis historias por favor compártelas para que mas personas puedan disfrutar de una vida plena, feliz y sin culpas.

¡Sígueme haciendo clic aqui!  Facebook  Instagram

Si deseas recibir mis historias por email suscríbete haciendo clic aqui.

¡Adelante y mucha fuerza!

Liliana Ary

Coach de Crecimiento Personal y Espiritual.

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*