TRES FORMAS PARA DECIR ADIÓS A LAS EXPECTATIVAS Y ACEPTAR LOS REGALOS DE LA VIDA

Posted on

Todas en alguna medida nos ponemos metas en la vida. Nos encanta trazar mapas mentales de como nos gustaría que fuera nuestro trabajo, la familia, los amigos, las vacaciones, nuestra vida social. Planeamos cada detalle, y tenemos expectativas de que las cosas sucedan como las imaginamos. De pronto nos enfrentamos a la realidad: Las cosas casi nunca suceden como lo esperábamos, y nos sentimos desilusionadas, incluso si el resultado no es tan malo. Tener expectativas altas nos genera muchos problemas. Hoy te presento tres sencillas formas para dejar de tener expectativas y sentirte feliz con las sorpresas que la vida te presenta.

1. Deja de controlar

Las mujeres tenemos el mal habito de intentar controlarlo todo. Cuando controlamos y no obtenemos lo que deseamos, sentimos que fallamos, y que el mundo esta en nuestro contra. No nos damos cuentas que sin querer creamos nuestro propio caos.

La solución es entender que es imposible manipular el tiempo, a las personas y a lo que ocurre. No podemos controlar lo que no está bajo nuestro control. Dejemos que cada momento, situación, relación, fluyan de forma natural. Tu y las personas que te rodean se sentirán mas relajadas. ¡Inténtalo!

2. Crea tu intención y espera el resultado

Cada meta debe ser una intención de vida. Con una actitud positiva, disciplina, y trabajo casi siempre logramos buenos resultados. Sin embargo, a veces incluso con el esfuerzo la vida nos lleva por otro camino. En estos casos sentimos que la vida nos fallo, que es un castigo, que no es justo.

La solución es convertirnos en personas mas flexibles y con mente mas amplia para poder reconocer que en cada situación se pueden presentar distintas posibilidades. Aferrarnos a un solo resultado nos impide reconocer las nuevas oportunidades que la vida nos pone enfrente. Haz tu parte y espera, permite que Dios/El Universo hagan su parte. Confía, se paciente y agradece el resultado. Todo tiene un tiempo y un porque.

3. No esperes nada de los demás

Es poco realista esperar que las personas harán lo que queremos, e imposible pensar que las cosas irán a nuestro modo. Tenemos la falsa creencia que los demás están obligados a amarnos, y a ser leales a nosotros. Se nos olvida que todos estamos intentando, que tenemos limitaciones, que no somos perfectos. Cuando esperamos mucho de los demás, creamos falsas expectativas que nos generaran ansiedad y dificultades.

La solución es convertirnos en mujeres autosuficientes. Enfocarnos en nuestra vida, en nuestras metas y hacernos cargo de nuestras responsabilidades. No olvidemos que somos responsables de nosotras mismas, nadie mas esta obligado a cumplir nuestros sueños y deseos, es injusto pensar que así debe de ser. Cuando aceptamos a los demás con sus virtudes y limitaciones, nuestras expectativas desaparecen y también nuestros problemas.

Espero que estos sencillos pasos te ayuden a minimizar tus expectativas de la vida y de tus relaciones con los demás. Te prometo que si te relajas, y fluyes, te sentirás mas feliz y entenderás que es mejor tomar las cosas un poco mas a la ligera. ¡Ah y nunca nunca se te olvide agradecer!

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*