Transforma el dolor con la mente y la fe

Posted on

Escribir esta historia me emociona por dos razones. La primera es por poder compartir una experiencia personal que me permitió confirmar una vez más que el dolor se puede transformar con una mente positiva y mucha fe. Ambas nos ayudan a superar retos. La segunda razón, es pensar en todas las personas en el mundo que día a día enfrentan grandes adversidades, y las superan con valentía. Ellas me inspiran.

Hace unas semanas una doctora me programo para realizar un procedimiento médico que por la descripción resultaba ser no sólo doloroso sino agresivo. Con miedo al procedimiento decidí buscar una segunda opinión, esperando que todo fuera un error. El diagnóstico fue el mismo, tenía que realizar el procedimiento. Se pautó la fecha, y naturalmente mi primera reacción fue de miedo e incertidumbre, sabia que tendría que experimentar dolor físico.

Dos días después, tome la decisión que esta era la oportunidad perfecta para poner en práctica todo lo que he aprendido en los últimos años: Mi práctica espiritual, y mi deseo de mantenerme positiva incluso en los momentos difíciles. Te comparto lo que hice y el resultado.

1. ¡Sí a la vida!

Todos los días escucho las afirmaciones positivas de Deepak Chopra. Una en particular llamo mi atención: Decirle “Sí a la vida”, sin importar las circunstancias. La adopte de inmediato y ahora la repito todos los días.

2. No resistir nada

Esto también lo aprendí de Deepak. Cuando ponemos resistencia a algo que sucede en nuestra vida rechazamos lo que Dios/El Universo tiene destinado para nosotros, vamos en contra de el curso natural de la vida. Si por el contrario nos movemos en una energía de aceptación y agradecimiento, transformamos situaciones y encontramos paz. No olvides que todo aquello que resistes persiste.

3. Oración y Meditación

La única manera en que las personas nos podemos conectar con esa energía divina es a través de la oración y la meditación. La oración nos permite platicar con Dios. La meditación nos ayuda a escucharlo. Realizar ambas todos los días nos ayuda a construir ese camino que permite que nuestras afirmaciones positivas funcionen, y para mi ambas son mi prioridad al comenzar y terminar mi día.

4. Afirmaciones positivas

Somos lo que pensamos. Cuando logramos conectarnos con Dios/El Universo, nuestras afirmaciones positivas se vuelven parte de nuestra realidad. Yo hago mis afirmaciones todos los días al despertar y antes de dormir. Durante estas semanas me enfoque en hacer las siguientes afirmaciones: “estoy sana”, “soy fuerte y no experimentare dolor físico”. Te invito a que leas esta historia que escribí acerca de las afirmaciones, y de cómo pueden transformar tu vida.

5. No darle la bienvenida a nada negativo

Mi guía espiritual siempre me dice: “Lo que aceptas como cierto, se vuelve parte de tu vida”. En otras palabras, cuando aceptamos una enfermedad o problema y lo damos por hecho, permitimos que se vuelve parte de nosotros, de nuestra vida. Si por el contrario decidimos insistir que nada malo esta sucediendo, que estamos sanos, que no hay problemas entonces esa será nuestra realidad.

Todo lo anterior lo puse en práctica para prepararme para mi procedimiento. Le di un si a la vida, acepte con buena cara lo que venía, dedique más tiempo a la oración y meditación, e hice mis afirmaciones todos los días.

La noche antes a mi procedimiento estaba tranquila y positiva. Cene sano, me reí mucho con mi pareja y me fui a dormir temprano. Al día siguiente, experimente un procedimiento sencillo, sin dolor y con la asistencia de una doctora amable y dos enfermeras cariñosas que me repetían frases positivas y me llenaron de mucha confianza. Yo sabía que estaba asistida y protegida por Dios/El Universo, esa energía superior. Llegue a casa con muy buen ánimo, y comencé a pensar: “Cuando la anestesia pase, no sentiré ningún dolor”. Las siguientes horas me sentí incómoda, pero no sentí dolor ese día ni el siguiente, ningún día.

El resultado positivo de esta experiencia me permite confirmar que los seres humanos estamos equipados para transformar el dolor con una mente llena de pensamientos positivos, y una fe grande y verdadera hacia esa energía divina que nos protege y asiste cuando estamos en sincronía con ella. Los beneficios de la meditación, la oración, y las  afirmaciones positivas son reales y verdaderos. Tu también transforma el dolor con la mente y la fe.

Como Coach de Crecimiento Personal y Espiritual, te quiero ayudar a realizar cambios reales y permanentes, y a lograr todo lo que deseas. ¿Estas lista para descubrir la mejor versión de ti? ¡Yo estoy lista para conocerte! Si tienes mas preguntas me puedes escribir a: lily@inspiredindulgence.com

¡Mucha suerte!

Liliana Ary

CONECTATE • TRANSFÓRMATE • RESURGE

 

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*