¿Soy una mujer que ama demasiado?

Posted on

Las mujeres somos por naturaleza amorosas, protectoras, curiosas, simpáticas y creativas. Somos la luz y armonía de un hogar sobre todo cuando estamos balanceadas y felices, cuando hay armonía en nuestra vida, cuando somos capaces de tomar nuestras propias decisiones, y tener una relación sana y límites claros no solo con nosotras mismas pero también con los demás. Sin embargo, a menudo confundimos el amor y el deseo de dar cuando estamos en una relación de pareja, con necesidades no cubiertas que nos llevan a amar demasiado incluso a personas equivocadas.

Cuando recuerdo las mejores etapas de mi vida, descubro que en todas ellas estaba tranquila emocionalmente. En contraste, la mayoría de las veces que he enfrentado retos fuertes mas concretamente de pareja, he estado casi siempre mas centrada en las necesidades de alguien más, ansiosa o preocupada por tratar de controlar las acciones de la otra persona, e ignorando los comporamientos tóxicos que me lastimaban y alejaban de mi misma. Hoy sé que fuí una mujer que amaba demasiado. Esta reflexión me ha llevado a escribir la historia de hoy porque creo que todas debemos reconocer hasta que grado un amor excesivo puede lastimar nuestra autoestima y privarnos de la alegría de experimentar un amor sano.

Una mujer que ama demasiado es alguien que depende ó se encuentra apegada a otra persona, y compulsivamente busca centrarse en sus deseos, y necesidades. En casos mas extremos se puede desarrollar codependencia que es una enfermedad de inmadurez causada generalmente por un trauma infantil. Los codependientes son personas inmaduras o infantiles que tienen dificultad para manejar su vida, tienen problemas de autoestima es decir no se aman a si mismos, y no saben establecer limites sanos.

La codependencia emocional requiere del apoyo de un coach ó psicólogo pues el problema fue generado desde la niñez por lo tanto es recomendable recibir ayuda para poder superarlo.

Hay tres síntomas de las personas que aman demasiado:

  1. Dedican tiempo de manera desproporcionada a la persona a la que son adictas, incluso si tienen que ir en contra de sus deseos o necesidades. Generalmente se vuelven obsesivas en la relación.
  2. Desarrollan expectativas irreales de lo que la otra persona debe darles.
  3. Se descuidan física y emocionalmente, y no se valoran a ellas mismas mientras están en la relación.

Además, la mayoría de las personas que aman demasiado se sienten atrapados en dos temores:

 El miedo al abandono: Por lo que son capaces de tolerar lo que sea con tal de evitar ser abandonadas.

El miedo a la intimidad sana: En lugar de crear lazos emocionales sanos y estrechos con la persona amada, desarrollan comportamiento tóxicos que alejan mas al objeto de su deseo.

Ambos miedos generalmente se desarrolland desde la infancia, porque generalmente la persona sufrió abandono físico o emocional por la falta de atención de las personas que las criaban ya sea padres o abuelos.

Es muy importante que las mujeres que están viviendo una relación de pareja que no funciona sean capaces de distinguir con claridad si están con una persona tóxica, una persona que es adicta a la evitación, si son mujeres que aman demasiado ó si su relación es la combinación de todos estos comportamientos.

Cuando vamos encontrando claridad en el problema, vamos al fondo de este y es cuando comprendemos que es necesario trabajar de manera profunda para dejar relaciones de pareja tóxicas.

Fue hasta que yo reconocí que algo en mi no estaba bien – porque repetí un par de ocasiones relaciones con personas tóxicas – cuando pude recuperar el control de mi vida y me enfoque en trabajar en mi misma desde dos frentes.

En primer lugar entendí que no soy responsable de la salud emocional de otra persona, no tengo la capacidad de cambiarlo, y no puedo ni debo tener expectativas de la relación bonita que pude llegar a tener pero que en realidad no viví. En segundo lugar, asumí control total y absoluto de mi vida, mis emociones y las áreas de mi personalidad que tenia que transformar para salir de un circulo vicioso, sanar y recuperar mi balance y amor propio. Te puedo decir que el camino no siempre es fácil, hay que tener valor para lograrlo pero cuando uno lo hace crece, madura y se evita problemas y sufrimiento en el futuro así que vale la pena el esfuerzo.

Espero que esta historia te haga reflexionar un poco, y te empodere para dar un paso al frente y decir: «Estoy lista, quiero sanar, quiero crecer».

Las dejo con una importante reflexión: “Ella me preguntó: ¿Qué puedo hacer para que él me vuelva a amar? Yo le respondí: “Amarte hasta que no quieras estar con alguien que no te ama”.

Les comparto que estoy creando un curso en línea de seis semanas intenso y transformador en el que las mujeres listas para dejar una relación de pareja ó que ya han vivido el proceso pero están heridas y sin rumbo, puedan recuperar un estado de armonía, bienestar y satisfacción en su vida. Entre otras cosas aprenderán a soltar dolor emocional,  perdonar, reconectar con sus necesidades, desarrollar las capacidad para amarse incondicionalmente, redescubrir quienes son, y sobretodo aprender a estar solas y felices.

Si les interesa por favor hagan una cita telefónica para tener una platica conmigo y así poder descubrir si podemos trabajar juntas. Hagan clic aquí https://meetme.so/LilianaAry para reservar su cita telefónica y por favor llenen el cuestionario que encontraran cuando terminen de hacer su cita ya que este incluye el número de teléfono al que debo llamarles, y los detalles del problema que desean resolver.

¡Sígueme en Facebook Instagram! Dando un clic

Si deseas recibir mis historias por email suscríbete haciendo clic aqui.

¡Muy feliz domingo!

Lily – Coach de Bienestar

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*