Proyecto Sanación – Paso # 5

Posted on

Feliz domingo y bienvenidas al Reto Proyecto Sanación, la oportunidad de aprender nuevas maneras de manejar mejor nuestras emociones tóxicas, el dolor acumulado para así ser capaces de cambiar nuestra percepción hacia la pérdida. Hoy, presento el paso # 5 – ¿Cómo manejar emociones tóxicas? – Las emociones negativas cumplen una función de protección, pero cuando las sentimos en exceso,  controlan nuestro comportamiento y afectan nuestras relaciones con los demás se convierten en emociones  tóxicas. Las emociones tóxicas nos paralizan especialmente cuando experimentamos pérdidas, y nos impiden tener una visión más positiva o serena hacia los problemas que enfrentamos, retardando así nuestro proceso de sanación. Te presento las diez emociones tóxicas más comunes:

  1. Ansiedad

Sentimos ansiedad cuando percibimos amenaza por algo/alguien y deseamos alejarnos de la situación.

Para controlar la ansiedad hay que identificar los factores que provocan que te sientas así – personas, situaciones, pensamientos – e intentar corregirlas con pensamientos mas positivos ó alejándote de situaciones/personas tóxicas. También, tendrás que hacer un esfuerzo para aprender a calmarte. Lo puedes hacer a través de respiración consciente, meditación ó salir a caminar para distraer la mente.

  1. Apego emocional

El apego es una emoción tóxica muy peligrosa y adictiva. Es la idea de que poder ser feliz sin estar cerca de una persona en particular, sentir que eres incapaz de hacer algo sin ella, ó incluso que no tienes razón de vivir. En realidad, tu eres la que le das el control de tu vida y sentimientos a otra persona, y renuncias a tu derecho de elegir. Las personas que sienten apego pueden ser extremadamente inseguras o altamente controladoras.

Para superarlo es importante que te valores a ti misma y te pongas en primer lugar siempre. Debes ser independiente, y ser capaz de resolver tus problemas y tomar el control total de tu vida sola.

  1. Insatisfacción

La insatisfacción es la incapacidad de estar contentos y agradecidos con lo que se tiene. La insatisfacción obsesiva se convierte en un problema cuando buscamos la perfección en todo, esperamos que los demás hagan lo que queremos, y enfocándonos en todo lo que no tenemos.

Para superar la insatisfacción es importante que te enfoques en todas las cosas buenas que tienes en tu vida, principalmente salud y la libertad de tomar decisiones cada día. Si no tienes salud, agradece el reto que te permite probar cada día tu fuerza interior.

  1. Enojo

El enojo nos ayuda a soltar un malestar pero hay que saber controlarlo. Evita insultar o faltar el respeto a otra persona. Cuanod sientes enojo todos los días se convierte en una emoción tóxica.

Para superarlo hay que detenerse y respirar. Pensar antes de comenzar a gritar y perder el control. Es posible lograr el auto-control, es cuestión de tener voluntad y estar atenta.

  1. Envidia

La envidia es una emoción que si no se controla a tiempo puede literalmente arruinar tu vida. Si no te sientes feliz por los éxitos de los demás, y al contrario te gustaría que fracasaran vale la pena que recapacites y trates de convertirte en una persona más empática. Las emociones/pensamientos negativos hacia los demás simplemente atraerán mas situaciones negativas para ti. La envidia puede ir acompañada de rencor, amargura y hasta odio.

Para superarla enfócate en tu vida, en las cosas buenas que tienes y deja de compararte con los demás. Define el estilo de vida que deseas tener – y que no tenga nada que ver con lo que tienen los demás – y cada día esfuérzate por lograrlos. Cada persona esta destinada a tener un estilo de vida distinto.

  1. Vergüenza

La vergüenza nos paraliza, nos impide hacer lo que deseamos por miedo al fracaso, o a lo que piesen los demás de nosotros.

Para superarla tienes que entender que las opiniones de los demás deben de ser irrelevantes para ti. Si hay alguien que te hace sentir vergüenza constantemente recuerda que la otra persona lo hace por inseguridad y para manipularte. 

  1. Miedo

Hay dos tipos de miedo. El que sentimos cuando estamos en una situación de riesgo, y que nos ayuda a protegernos, ó el miedo que sentimos constantemente a todo, a tomar decisiones que pueden cambiar nuestra vida.

Para superarlo hay que dejar de alimentarlo. El miedo atrae más miedo, así que vale la pena identificar el origen de tus miedos y si estos fueron generados a través de creencias familiares, culturales ó experiencia pasada – Después, debes ser capaz de enfrentarlo haciéndolo (siempre y cuando no sea una acción tóxica). Por ejemplo, si no te gusta tu trabajo pero sabes que podrías estar mejor en otro sitio y ganar más dinero, el paso a dar será neutralizar tus miedos, y comenzar a buscar ese trabajo con la certeza de que eventualmente lo encontrarás.

  1. Frustración

Sentimos frustración cuando algo que deseamos no sucede, cuando nuestras necesidades no están cubiertas, ó cuando experimentamos fracaso.

Para superar la frustración será importante entender que no podemos controlar nada de lo que sucede, ni esperar que las personas actúen como necesitamos. También será importante que entiendas que tu eres capáz de cubrir tus necesidades personales. Finalmente, perdónate si te equivocaste y recuerda que no eres perfecta y que cada día haces lo mejor posible porque las cosas salgan bien.

  1. Culpa

Hay dos tipos de culpa. Cuando cometemos una falta y lo sabemos, o cuando nos sentimos culpables por casi todo lo que hacemos en la vida. A veces, nos castigamos con algo que hicimos mal a través de pensamientos de descalificación que se vuelven obsesivos.

Para saber controlar la culpa es importante siempre pedir disculpas si ofendes a alguien. Si la culpa fue generada por un error que ha impactado alguna área de tu vida, perdónate y se más generosa contigo. En lugar de seguir castigándote intenta que no vuelva a ocurrir. 

  1. Rechazo

A todas las personas nos gustaría ser queridas y aceptadas por todos, pero eso es imposible no podemos gustarle a todas las personas. Cuando alguien nos rechaza, pensamos que hay algo malo en nosotras o que no somos suficiente. Ambas ideas nos afectan la autoestima.

Para superar el rechazo debes entender que si una persona te rechazó no quiere decir que todos los demás lo harán. Hay personas que rechazan por que tienen problemas emocionales y no pueden crear empatía con los demás. Aprende a no tomarte nada personal, y valórate como el ser especial que eres. Si alguien no supo reconocer tus cualidades, alguien mas lo hará.

Todas las emociones negativas tienen una razón de ser, y esta bien sentirlas porque nos ayudan a desahogarnos. Pero por favor, no te estaciones en ninguna por mucho tiempo.

Espero que al tener una idea más clara de estas emociones tóxicas, y de como aprender a manejarlas  te permita minimizarlas para comenzar a crear más emociones, pensamientos y acciones de amor y tolerancia hacia ti y hacia los demás. Recuerda, tu bienestar debe ser tu prioridad, y todo lo que hagas en favor de sentirte mejor te llevara a sanar y cerrar más rápido tus heridas.

Las dejo con una cita del escritor y terapeuta matrimonial Miguel Angel Nuñez: “Nadie merece vivir en una ambiente emocionalmente tóxico, salir de allí no sólo es necesario, es absolutamente vital”.

Si hoy te unes al reto, te comparto los tres primeros pasos para que los puedas leer:

  1. Paso # 1 – Soltar te ayuda a sanar.
  2. Paso # 2 – Recuperar tu fuerza interior.
  3. Paso # 3 – Pasos para recuperar tu fuerza interior.
  4. Paso # 4 – Invierte en ti

Los dejo con una cita del escritor y motivador Canadiense Robin Sharma: “Invertir en ti es lo mejor que puedes hacer. No sólo conseguirás mejorar tu vida, sino también las de quienes te rodean”.

Si estas en una relación de pareja tóxica, ó estas atravesando por una ruptura amorosa que te cuesta trabajo superar, te puedo ayudar. Escríbeme: ayuda@lilyary.com si deseas tener sesiones personalizadas conmigo para ayudarte en tu proceso de sanación y transformación personal.

¡Sígueme en Facebook Instagram dando un clic aqui!

Si deseas recibir mis historias por email suscríbete haciendo clic aqui.

¡Mucha fuerza!

Liliana Ary

 

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*