PROYECTO AMOR PROPIO – Paso # 7

Posted on

Creo que para lograr un estado de bienestar permanente, debemos alinear nuestro cuerpo, mente y espíritu. Estos tres componentes están ligados entre ellos, y si no dedicamos tiempo y energía a atenderlos nos desestabilizamos y vivimos infelices, estresadas, intranquilas y deseando todo aquello que sin darnos cuenta ya tenemos. La historia de hoy del Proyecto Amor Propio tiene un componente espiritual que creo es fundamental para lograr armonía, eliminar dolor, y crear la vida y relaciones que tanto deseamos.

Paso # 7 – NO REACCIONES

La mayoría de los rasgos de nuestra personalidad son comportamientos aprendidos o imitados que repetimos a lo largo de nuestra vida, y que rara vez evaluamos para entender si son correctos o tóxicos. Uno de los comportamientos mas recurrentes y que mas afectan nuestra vida y relaciones con los demás, es el reaccionar negativamente a todo lo que nos sucede. Hay personas que ven en un problema – grande o pequeño – una crisis, y que son incapaces de procesar lo que sucede de manera serena y mesurada. Aunque es un rasgo normal del ser humano, es posible controlarlo, y por eso es fundamental que todas las personas aprendamos a gestionarlo y así evitar mayor sufrimiento.

Deepak Chopra, líder espiritual y escritor dice que: “El nivel mas elevado de espiritualidad que las personas podemos alcanzar es aprender a controlarnos y no reaccionar ante situaciones externas”. Es decir, cuando experimentamos un conflicto en nuestra vida o con otra persona no es necesario que actuemos o hagamos cosas para cambiar o manipular la situación.  La meta es observar lo que sucede, aceptarlo y tomar un minuto para procesar. No es necesario estresarnos, sufrir, llorar, preguntarnos porque esto esta sucediendo.

La realidad es que a veces, necesitamos experimentar todo lo que nos pasa, observar con paciencia y aprender de la situación.

Sé por experiencia propia que con práctica y un deseo verdadero de eliminar de nuestra vida estrés y drama, podemos lograr un estado de quietud y serenidad incluso cuando aparentemente todo se esta viniendo abajo. A continuación comparto algunas estrategias que te pueden ayudar a cambiar tu enfoque abriéndote a la posibilidad de no reaccionar.

  • La vida es constante cambio. Aferrarte a que algo sea para siempre es estar desconectada de la realidad. Cuando somos flexibles al cambio, soltamos ataduras, nos abrimos a nuevas oportunidades y fluimos con el ritmo natural de la vida
  • No actúes desde el ego. El ego es esa  voz que te dice que los demás están mal y tu estas bien, que te repite constantemente “como tienen que ser las cosas”, como tienen que reaccionar los demás, es esa idea errónea que podemos controlar cada aspecto de nuestra vida y de los demás. Cuando reconocemos que estamos actuando desde el ego y ponemos las cosas en perspectiva, avanzamos y nos conectamos con nuestro yo interno, cuya verdadera misión es vivir en una energía de amor y compasión.
  • Acepta. Cuando algo inesperado ocurre y te causa estrés o dolor, acéptalo, no te opongas, no reacciones violentamente, no intentes defender tu posición o punto de vista. Da espacios, tómate tu tiempo, y dale tiempo a los demás. Deja que las cosas poco a poco tomen su curso nuevamente. Aclaro que si existe algún tipo de abuso físico o verbal, entonces estamos en una relación que tiene que terminar de inmediato. El abuso físico y verbal son comportamiento tóxicos e  inaceptables.
  • Pon atención a lo que sientes. Actúa desde un nivel consciente y pon atención a como te sientes tú en cada experiencia que vives. Descubre que necesitas tú para recuperar tu balance. Al hacerlo estarás actuando desde un nivel espiritual elevado y las respuestas vendrán solas. Ten paciencia durante el proceso.
  • Abrete a nuevas experiencias. Estar dispuestas a abrir nuestra mente y corazón a la posibilidad de nuevas y mejores experiencias, es darnos la oportunidad de aprender una mejor manera de vivir. Cuando actuamos de la misma forma, limitamos nuestra capacidad de expandirnos y aprender. Lo que hasta ahora conocemos puede en realidad ser una prisión que nos impide considerar nuevas oportunidades. Debemos confiar en que existen posibilidades infinitas, y que hay que estar abiertas para aprovecharlas.
  • Práctica tu espiritualidad. Para poder lograr un estado de serenidad es importante practicar nuestra espiritualidad o aprender a meditar, hacer yoga, o estar en silencio. Cualquiera de estas disciplinas nos ayudan a serenarnos y encontrar un espacio para procesar lo que sucede con una perspectiva mas positiva y en un espacio de amor y compasión.

Cuando aceptamos que la vida es como es, que hay luz y oscuridad, y que no podemos controlar lo que sucede, adquirimos una sabiduría que nos arropa y empodera día a día. Ten en cuenta que cuando reaccionamos negativamente a lo que nos sucede solo empeoramos la situación y no aprendemos nada de ella.

Vale la pena comenzar a practicar la no reacción en nuestras palabras, acciones y pensamientos. Vivir en una energía de amor y serenidad atrae más de lo mismo creando un verdadero estado de felicidad constante y perdurable en nuestra vida. Pon en práctica esta idea, y comienza a recibir resultados positivos.

Las dejo con una cita del escritor estadounidense Charles R. Swindoll: “La vida es 10% lo que sucede, y 90% de cómo reaccionamos ante ella”.

Si te estas uniendo al Proyecto Amor Propio, y deseas leer los pasos anteriores, haz clic en los siguientes enlaces:

  1. Amor propio
  2. Me valoro
  3. Cuido mis emociones
  4. Tomo mis decisiones
  5. Suelto mi dolor emocional
  6. Activa tu energía femenina

¡La próxima semana continuamos con Proyecto Amor Propio – Paso 8!

¡Sígueme en Facebook Instagram dando un clic aqui!

Si deseas recibir mis historias por email suscríbete haciendo clic aqui.

¡Mucha fuerza!

Liliana Ary

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*