LOS PILARES DEL CAMBIO #5 – Vivir sin expectativas

Posted on

En las últimas semanas he presentado los que considero son los Pilares del Cambio: Creer, Gratitud, Persistencia y Propósito de vida, y hoy presento el quinto: Vivir sin expectativas. Para las latinas resulta más difícil vivir sin expectativas porque desde la infancia nos inculcaron a ser leales, serviciales, cariñosas y cercanas a la familia y amigos. Sin embargo, esta manera cariñosa de ser a veces se confunde con obligación y como adultas enfrentamos muchos retos porque no aprendimos a poner límites hacia nosotras mismas y los demás. Creemos que nuestros padres y hermanos tienen que estar siempre atentos a nuestro bienestar, y con los años esta idea se extiende con nuestra pareja y amigos. Creamos expectativas irreales que a menudo crean conflicto y sobretodo mucha insatisfacción personal.

Una persona que vive con expectativas espera que todo suceda exactamente como lo desea, da todo por hecho. Constantemente espera que su pareja, hijos, familia, amigos y personas que la rodean actúen como espera. Cuando esto no sucede, se enoja, sufre, se desilusiona, y crea resentimiento porque siente que los demás le han fallado. Tener expectativas irreales es una señal de inmadurez y falta de inteligencia emocional. Afortunadamente, en la actualidad hay muchas herramientas en pro del cambio y bienestar emocional, y saber vivir sin expectativas forma parte de un camino de autodescubrimiento que todas las personas debemos experimentar.

Naturalmente, todas debemos tener propósitos y esforzarnos por cumplirlos, pero debemos evitar esperar que las cosas ocurran exactamente como las imaginamos. Vivir sin expectativas es permitir que todo fluya de forma natural, respetado los tiempos de Dios/El Universo. Es hacer cada día lo que te corresponda con buena actitud, y aceptar con buena cara el factor sorpresa, que se presenta y de un momento a otro cambia todo. Cuando aprendes a relajarte, experimentas alegría y satisfacción en cada experiencia sin importar el resultado.

Nuestra vida no tiene que ser complicada, pero a veces elegimos el caos y no la tranquilidad, el conflicto y no la armonía, la pelea en lugar del diálogo, y por supuesto vivir con expectativas en lugar de aprender a aceptar las limitaciones de cada persona y situación.

Si deseas cambiar algo en tu vida, revisa primero el nivel de expectativas en el que vives. Tal vez en realidad no existe conflicto, sino un nivel de exigencia hacia ti ó los demás que te han llevado a la insatisfacción y a desarmonizarte. Te invito a hacer un esfuerzo consciente para dejar de pensar y actuar de esta manera y comenzar a fluir.

Créeme que tu felicidad, bienestar físico y emocional dependen de una sola persona: ¡Tú! Así que libérate de las expectativas y deja que la vida suceda.

Las dejo con una cita de una fuente anónima que me pareció perfecta para la historia de hoy: “Todo lo que des con amor y sin expectativas te será recompensando…Cuando codicias lo que das, frenas el flujo de la vida”.

Haz clic aqui Facebook e Instagram ¡y sígueme!

Si deseas recibir mis historias por email suscríbete haciendo clic aqui.

¡Mucha fuerza!

Lily

¡Adelante y mucho ánimo!

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*