CINCO RAZONES QUE HICIERON DE FRIDA KAHLO UNA GUERRERA

Posted on

Mi historia de hoy es un tributo a la vida de Frida Kahlo, una mujer que siempre me ha parecido fascinante porque tomo grandes riesgos en su vida, estuvo dispuesta a defender su punto de vista, y vivó como le dio la gana. Hay tres aspectos en su vida que me parece fueron determinantes para convertirse en una de las mujeres más polémicas y brillante del siglo pasado. Sus problemas de salud, su educación y su relación con Diego Rivera. Frida logró transformar sus limitaciones físicas en inspiración para llevar a cabo la que sin saber sería su mayor logro: La pintura. Su vida parece un laberinto de cuentos perfectamente entrelazados, y por eso decidí escribir las cinco razones que hicieron de Frida Kahlo una guerra.

1. Desde niña aprendió a superar el dolor

Cuando Frida tenía seis años contrajo poliomielitis y paso nueve meses en cama. Para Frida, su padre fue su inspiración, y la persona que más la apoyo. En esta etapa el la ayudó a confrontar y superar el dolor físico. Su madre por el contrario, fue una mujer con ideas limitadas que nunca pudo comprenderla. Sumida en la enfermedad, y alentada por el padre, Frida practicó natación, boxeo y lucha libre y poco a poco se recupero.

2. Vivió la Revolución Mexicana

Las personas que nunca hemos sido parte de un conflicto armado no podemos entender la magnitud de dolor y devastación que deja en un país. La Revolución Mexicana fue la impresión más fuerte que Frida tuvo en su niñez. Frida Kahlo contaba: “Todavía puedo escuchar el sonido de las balas. Mi madre abría los balcones en la Calle Allende en Coyoacán para permitir a los Zapatistas brincar de los balcones de mi casa y entrar al salón.  Ella le curaba las heridas y les daba de comer.”

3. Fue parte del Cambio Social en México

Los primeros años de vida de Frida Kahlo fueron en un país dividido, en el que los ricos vivian con los ideales europeos que Porfirio Díaz se empeñó en resaltar, y que para nada reflejaban la realidad de un país sumido en la pobreza y en la injusticia social. Estos ideales fueron remplazados después de la Revolución con un nacionalismo radical que celebraba por primera vez el patrimonio indígena de México.  En 1922 Frida se convirtió en una de las primeras mujeres en estudiar en las “prepas” un experimento Post-Revolucionario de educación pública.  Aprendió a leer en tres idiomas. Frida y sus amigos, discutían de política, religión, Marx, Hegel y Kant. Su educación fue el mayor estímulo intelectual de Frida, pero también generó el rechazo de muchas personas que consideraban que no seguía los cánones de la educación conservadora que la sociedad mexicana imponia.

4. El accidente que le cambió la vida

En 1925 la vida de Frida cambio. El autobús en el que viajaba fue impactado por un tranvía. Una varilla de hierro atravesó su cuerpo. Su espina dorsal y pelvis sufrieron fracturas en tres lugares, su pierna derecha en once, también tenía fracturada la clavícula y tres costillas, y su pie derecho dislocado y aplastado. Los doctores no pensaron que podría sobrevivir. Frida paso un mes en el hospital y dos años en una cama recuperándose. Necesitaba una manera de estar activa, y una vez más su padre la alentó para que comenzara a pintar. Ella lo hacía como terapia ocupacional, pero creía que no tenía talento, no aspiraba a ser pintora.

5. Formó parte del Renacimiento Cultural y Artístico de México

En 1925 Frida tenía 21 años y estaba bastante recuperada. En ese momento, México había superado  la Revolución y se generaba un Renacimiento Artístico y Cultural. Libres de las pretensiones europeas y la moralidad católica, la Ciudad de México se convirtió en la meca para los artistas que encontraban una atmósfera refrescante. Se dio lugar una gran explosión de creatividad en la pintura,  el cine,  la literatura, y la filosofía del pensamiento. Frida fue parte del proceso de un país que estaba descubriendo su identidad. Artistas de todos los ámbitos decidieron por primera vez expresarse, amar, hablar, y crear libremente. Frida socializaba con la comunidad Marxista, Comunista, Anti-Imperialista, Líderes Estudiantiles, Artistas y Exiliados Políticos. Frida era ya tachada como una mujer excéntrica y liberal.

Años después, Frida se caso con Diego Rivera, y al tener mucho tiempo libre decidió retomar la pintura. En su vida se tuvo que someter a 32 operaciones. Sus problemas de salud la atormentaban, así que comenzó a hacer autorretratos biográficos que incluían elementos del Arte Mexicano Precolombino. Una idea que fue considerada excéntrica en un país tan conservador como México. Con sus pinturas hizo trascender su vida llena de dolor plasmando sus enfermedades en las imágenes más luminosas y obsesivas de la época.

Creo que la gran lección de vida que Frida Kahlo nos deja a todas las mujeres, independientemente de sus logros como artista, son a nivel personal. Su lucha ante la adversidad y su fortaleza física para antemponerse a sus problemas de salud es notable. Su vida es el ejemplo de que no importa cuan grande o pequeños sean los reto, nos toca enfrentarlos con valentía y determinación. Su legado debe ser visto como un recordatorio para que las mujeres contemporáneas nunca renunciemos a lo que somos, a lo que creemos. Su fuerza de espíritu y pasión por la vida le dieron la fortaleza para convertirse no sólo en una de las mujeres más emblemáticas de todos los tiempos, si no en una gran promotora del amor a la vida…una gran inspiración para todas ¡Una guerrera!

Días antes de su muerte dijo: “A pesar de mi larga enfermedad siento una gran pasión por la vida”. Sentimiento que dejó plasmada en su última pintura: “Viva la Vida”.

Viva la Vida

(Fotografía de pintura “Viva la Vida” del libro Frida Kahlo y Diego Rivera por Gerry Souter)

Por favor déjame tus comentarios de esta historia en la sección de “comentarios” de abajo.¡Gracias y como siempre lo mejor!

Liliana

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*