DEJA IR LA CULPA

Posted on

Hace ya casi diez años mi padre se encontraba grave en un hospital de la Ciudad de México. Tenía varios días hospitalizado y mi familia y yo tratábamos de pasar el mayor tiempo posible a su lado. Yo me sentía triste, no podía dormir, y casi no comia. Una tarde, decidí salir del hospital para comer. Minutos después mientras bajaba las escaleras sentí un escalofrío que recorrió todo mi cuerpo, algo no andaba bien. Corrí hacia la habitación de mi padre con un mal presentimiento, y al llegar me informaron que acababa de morir. No puedo expresar el dolor y la culpa que sentí en ese momento. ¿Por qué me había alejado de su lado?, ¿Por qué no estuve con el en su partida?

La culpa me acompaño por años, aunado al dolor de su perdida. Imaginaba todos los escenarios posibles de lo que hubiera pasado si yo no hubiera salido de la habitación. Lloraba constantemente, me deprimi, sentía que le había fallado. Finalmente, acudí a una terapeuta que me ayudo poco a poco a sentirme mejor. Te comparto tres cosas que me ayudaron a serenarme, y encontrar mi centro de nuevo.

1. Respira

Lo primero que mi terapista me enseño fue a aprender a respirar. Respirar nos permite conectarnos con nuestro cuerpo y mente. El monje Budista Thich Nhat Hanh en su libro Respira, estas vivo dice:  «Respirar concientemente, nos permite regresar al momento presente. Cuando nos enfocamos en el momento es posible entender, aceptar, amar y soltar el dolor». Te comparto un ejemplo de cómo llevar a cabo la respiración:

  • Siéntate en un lugar tranquilo.
  • Serenate, y comienza a respirar. Centra tu atención a tu respiración, e intenta no pensar en nada más.
  • Al inhalar piensa: «estoy en calma», al exhalar piensa «calmo mis pensamientos».
  • Al inhalar piensa: «dejo ir el dolor», al exhalar piensa «suelto mis culpas y todo lo que me hace sufrir».

Respirar me ayudo a calmarme cada vez que regresaban a mi pensamientos de culpa, y comence a sentir poco a poco alegría y paz. Si quieres más ejemplos de respiración visita la historia: Respirar, un método que nos ayuda a obtener paz.

  1. Suelta

Las cosas que más nos duelen, se convierten en ataduras emocionales, y pensamos que sintiendo culpa enmendamos nuestros errores. La realidad es que no debemos vivir con culpa, dejar ir no solo es sano sino necesario. Hay muchas maneras en que uno puede soltar. A través de una carta, una ceremonia de adiós, caminando por el bosque, en fin. Yo me despedí de mi padre con una ceremonia de globos. El día de su cumpleaños compre globos blancos, le escribía una carta en la que le pedía perdón por no haber estado y la ate a los globos. Minutos después, solté los globos y me despedí de mi dolor y de la culpa. Hoy se que mi padre esta conmigo todo el tiempo.

  1. Da las gracias

Cada experiencia, cada persona que se cruza en nuestro camino nos deja una enseñanza. Cuando aprendemos a dejar de catalogar la situación como “buena o mala” sabemos que estamos en una frecuencia de amor, y no de rechazo, y dolor. Siempre hay que agradecer lo que llega a nuestra vida. Mi dolor inicial me impidio recordar que días antes yo me había despedido de mi padre. Tuvimos una conversación en la cual recordamos muchos momentos juntos, y en la que le di las gracia, el me escucho y sonrió.

No siempre es fácil dejar ir nuestras culpas y perdonarnos, pero vale la pena trabajar en ello porque de otra manera solo generamos más dolor. El perdón nos permite ver la verdad, y dejar ir el pasado. El tiempo y tu trabajo espiritual te pueden ayudar a soltar tus culpas, así que no te rindas en el camino. Si te cuesta trabajo hacerlo por ti misma, busca la guía de un coach espiritual, o un terapuista.

El monje Budista Thich Nhat Hanh dice: «Dejar ir nos da libertad, y la libertad es la única condición para la felicidad. Si nuestro corazón se aferra a personas, cosas, ira, culpas, nunca podremos ser libres».

  • Share

2 thoughts on “DEJA IR LA CULPA”

  1. Muy cierto… Me encanto el número uno. Como algo tan básico como respirar puede conectarnos a la sintonía del bien estar. Thanks for sharing!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*