5 RAZONES QUE NOS IMPIDEN SOLTAR EL DOLOR

Soltar dolor

Siempre he notado que los seres humanos nos predisponemos más ante las situaciones difíciles que a los momentos felices. En cierta forma es bueno creer que estar bien debe ser nuestro estado natural y que merecemos quedarnos en el, pero también es importante entender que los retos/dificultades nos ayudan a crecer como personas, y corregir aspectos de nuestra personalidad que nos generan problemas. Cuando enfrentamos retos experimentamos todo tipo de emociones negativas: Dolor, preocupación, frustración, enojo, desesperación, negatividad, falta de energía, y ansiedad entre otras y desafortunadamente no sabemos como librarnos de ellas. Quizás has notado que hay una situación negativa en tu vida que se presenta muy a menudo, de diferentes maneras, con distintas personas pero con las mismas características. Esto se debe a que la vida te presenta el mismo reto porque decidiste ignorarlo y no dar los pasos necesarios para corregirlo. En el momento que decides aceptarlo, y tomar las acciones necesarias para mejorar la situación esta generalmente desaparece. Hoy comparto 5 razones que nos impiden soltar el dolor.

  1. No te das permiso

Todas en algún momento hemos tomado una decisión que marco un antes y un después en nuestra vida. Somos capaces de controlar nuestra vida cuando nos sentimos fuertes, empoderadas y con una autoestima sana. Cuando atravesamos por situaciones dolorosas naturalmente perdemos estas fortalezas y nos debilitamos emocionalmente experimentando dolor permanente. Es importante que reconozcas que solo tú serás capaz de recuperarte y salir adelante. Conozco a muchas mujeres que simplemente no se dan el permiso de soltar el dolor y continuar, porque creen que merecen sufrir o simplemento no saben como salir de el. No importa la razón, lo importante es que tu si te des permiso a soltar el dolor y poco a poco recuperar tu amor propio, y tu estabilidad emocional.

  1. Decidiste estacionarte en el sufrimiento

Tony Robbins coach y conferencista estadounidense dice: “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”. En otras palabras en la vida pasaremos por momentos difíciles y como resultado experimentaremos sufrimiento y dolor. Sin embargo, estacionarnos en el sufrimiento/dolor es una decisión personal que no tiene sentido sencillamente porque sufrir incansablemente nos debilita y nos hace perder la alegría de vivir, el entusiasmo por trabajar en todo aquello que nos brinda placer, y la fortaleza para seguir enfrentando cada día con entereza y serenidad. Sí vas a experimentar sufrimiento, pero este debe ser pasajero y la manera de superarlo será manteniendo una actitud positiva – sin importar las circunstancias – cerrando ciclos, y creando acciones positivas que te permitan experimentar una nueva y mejor etapa en tu vida. 

  1. Te dejas llevar por tus creencias

Si desde pequeña te hicieron creer que no eres capaz de lograr lo que deseas, que no eres linda, inteligente, exitosa, interesante, que no mereces ser feliz, tener una matrimonio pleno, crear una familia estable, tener un trabajo que te haga feliz, etcétera, es muy posible que hoy todas estas creencia te impidan ser lo que realmente quieres, tener lo que sueñas y soltar el dolor acumulado. Como adultos, debemos de dejar de pensar quienes o cuales fueron las circunstancias que alimentaros creencias que lejos de hacernos crecer nos lastiman e impiden creer en nuestro poder personal. Te invito a hacer una lista de todas aquellas creencias limitantes que te hacen daño, que pienses en su origen y que a la medida de lo posible las deseches de tu vida. Reconoce que muchas de estas creencias fueron impuestas por la familia/escuela/sociedad/cultura, y que si te lastiman ya no pueden tener espacio en tu vida. Por ejemplo, a muchas mujeres les hicieron creen que entre mas sufren y se sacrifican mas logran en la vida. Las cosas no funcionan así. La fórmula para una vida llena de bienestar es vivir y dejar vivir, no hacerle daño al prójimo, amar y perdonar, ser compasiva y ayudar a los demás, trabajar en tu bienestar y el de tus seres amados. Cuando se vive así, se alcanza un estado de serenidad constante que permite enfrentar los problemas con mayor sabiduría y tranquilidad.

  1. Tus pensamientos son tu enemigo #1

Como cualquier otra mujer, pase por situaciones difíciles y muchas veces no supe como superar, y solucionar mis problemas. Durante mis estudios de coaching aprendí herramientas para lograrlo, y hoy te comparto una que espero te ayude: Aprende a controlar tus pensamientos. Ten en cuenta que el 90% de nuestros pensamientos diarios son imaginarios, y el 10% probablemente reales. Es decir, experimentamos miedo, dolor, angustia, enojo, etcétera por cosas que “en realidad no están sucediendo”. Te garantizo que mucho del dolor acumulado es mental, que viene a ti a través de pensamientos tóxicos y limitantes que te dicen cosas horribles y negativas cada día. Si aprendes a minimizar, corregir y entender tus pensamientos reducirás de manera significativa el dolor. Cada vez que un pensamientos feo venga a ti, date un golpecito ligero en alguna parte del cuerpo – yo me lo doy en la nariz – para poner atención y decide conscientemente si el pensamiento es un problemas del pasado, algo que esta sucediendo en este momento o algo que no esta sucediendo. Una vez que definas que tipo de pensamientos experimentas, opta por: Eliminar el pesamiento del pasado, lo pasado ya paso y no lo puedes cambiar, acepta y perdona. Si es algo que si esta sucediendo toma cartas en el asunto para cambiar la situación. Si es imaginario dale las gracias y despídete de el. Cuando eres capaz de entender tus pensamientos, puedes cambiar tu estado emocional en segundos. Sustituye pensamientos negativos con pensamientos llenos de bienestar, amor y perdón. Te sentirás mejor.

  1. El rencor no es tu mejor amigo

Ya se que a veces es difícil perdonar a las personas que nos han lastimado pero creo que sin perdón no se puede soltar el dolor. Sin perdón no podemos vivir una verdadera catarsis emocional – eliminar emociones negativas – que nos ayude a convertirnos en una mejor versión de nosotras mismas, y superar todo aquello que nos lastima. Creer que el rencor es un amigo, un aliado que nos acompaña y nos ayuda a tener la razón, nos da poder para juzgar y condenar a los demás por sus acciones es perder el tiempo. Vivir con rencor nos aleja de nuestra sanación personal, y lo peor es que sin saberlo atraemos mas de lo mismo. Recuerda que somos seres de luz, llenos de energía y una palabra o sentimiento se convierte en vibración, en conducta y en acción. Cada palabra o pensamiento que emitimos – bueno o malo – salen al exterior, al universo y regresan a nosotros. Perdona, suelta el dolor, el rencor y reconstruye tu vida con sentimientos de amor, unión, y compasión.

Cuando nos decidimos a soltar el dolor, comenzamos a trabajar de adentro hacia afuera y experimentamos bienestar verdadero. No esperes que tu vida mejore desde lo externo, si tu cambias, perdonas, creces, amas, tu ganas. Así que no pierdas mas el tiempo y haz todo, pero todo lo que este en tus manos para ser feliz a partir de hoy, cuando termines de leer esta historia. ¡Date permiso para soltar el dolor y ser feliz!

Me encantaría saber lo que piensas. Por favor deja tu comentario abajo.

¡Sígueme haciendo clic aqui!  Facebook  Instagram

Si deseas recibir mis historias por email suscríbete haciendo clic aqui.

¡Adelante y mucha fuerza!

Liliana Ary

Coach de Crecimiento Personal y Espiritual.

Share This Post

6 Comments

  1. gaby - julio 23, 2017

    Muy bueno… Trataré de empezar a recuperar algo de felicidad seguir la vida viviendo… Agradecida, Dios la bendiga!

  2. xiomara pacheco - julio 24, 2017

    Si de verdad, a veces estan dificil soltar el dolor, yo he tratado, creo que sers tambien el tiempo que me ayude, hace cinco meses perdi a mi hija menor, despues de tanto luchar, pedir , creo que canso de no aceptar lo que tenia, me pregunto cual sera mi enseñanza despues de todo lo vivido con ella. Hoy la recuerdo con tanto amor pero a la vez con tristeza por que ya no ests.

    • Liliana Ary - julio 28, 2017

      Es natural que una perdida tan importante deje un profundo dolor en ti. Lo único que te puedo decir es que veas en ella a un angel que vino a ti, y cumplio su ciclo de vida. Es dificil entenderlo porque creemos que la muerte es el fin de nuestra existencia, pero ten fe que ella esta contigo todos los días, te acompaña y ama de la misma manera que tu la amas a ella. Una de tus misiones es seguir viviendo y estar bien, en balance, tranquila. Una manera para lograrlo es aceptando las cosas como son, y agradeciendo cada día lo que tienes sin expectativas de como “deberian” de ser las cosas. Acepta, agradece y recupera tu paz. Es un proceso posible, todo es cuestion de que te enfoques a ello. Mucha fuerza y deseo que poco a poco te sientas mejor.

  3. Ursmerlys - julio 28, 2017

    De verdad me cayo del cielo estos pasos, me ha costado seguir adelante con mis emociones, un día a la vez seguiré estos pasos! Después que te hieren aveces caemos en la parte de la imaginación que comentaste y es cierto, gracias

    • Liliana Ary - julio 28, 2017

      Asi es…lo primero es reconocer que tenemos que recuperarnos de cualquier dolor emocional que sentimos. Después, seguimos algunos de estos pasos y tenemos paciencia con nosotras mismas durante el proceso. Mucho ánimo! Si es posible superarlo.

Leave a reply