5 PASOS PARA CAMBIAR TU PERSPECTIVA HACIA EL DOLOR

Posted on

Todas hemos experimentado dolor por una pérdida, una ruptura amorosa, un desengaño, una traición, ó una enfermedad. El cómo manejemos la situación depende mucho del estado físico y emocional en que nos encontramos. Es cierto que con los años nos volvemos más frágiles, susceptibles a las críticas, menos abiertas al cambio, y más propensas a acumular rencor y almacenar dolor en nuestra vida. Hemos sido testigos de como generaciones anteriores tenían una actitud más fatalista hacia la vida, y aceptaban su destino sin queja, y resignadas a que Dios así lo había dispuesto. Hemos escuchado frases como: “Si estoy mal, ¿Qué le vamos a hacer?”, “Así me toco vivir”, “Lo que Dios mande”. Afortunadamente, vivimos otros tiempos en los que trabajar en nuestro crecimiento personal nos ayuda a gestionar mejor nuestras dificultades. En la historia de hoy, te comparto cinco pasos que te ayudarán a cambiar tu perspectiva hacia el dolor para saber enfrentarlo, procesarlo correctamente y soltarlo.

  1. El dolor es parte de nuestra condición humana

El dolor, el amor, la alegría y la tristeza son algunas de las emociones que todos los seres humanos experimentamos a lo largo de nuestra vida. En la filosofía Budista, la cual practico, nos enseñan a aceptar con buena actitud cualquier situación difícil que enfrentamos con la seguridad de que ésta forma parte de nuestro crecimiento y aprendizaje personal. La clave es evitar usar nuestra energía peleándonos con la situación, y decidirnos a trabajar en encontrar soluciones que nos ayuden a mejorarla. Si el problema no tiene solución, debemos aceptar y mantenernos  positivas en la medida de lo posible mientras atravesamos la tormenta.

  1. Acepta

Las personas que están en conflicto todo el tiempo por lo que son ó no son, por lo que tienen o quisieran tener, pensando en lo que quieren lograr para finalmente “ser felices”, no viven en el presente, lo que las lleva a experimentar ansiedad, irritación, estrés y dolor, simplemente porque no han aprendido a aceptar. Aceptar lo que eres, aceptar el “aquí y ahora” te permitira vivir más relajada. La meta es dejar de creer que tienes el poder para “controlar todo” y saber aceptar lo que te sucede con mas tranquilidad, lo que te permitirá fluir y conectarte con Dios/El Universo. Hay una afirmación positiva del escritor y guía espiritual de origen indio Deepak Chopra que utilizo cada vez que comienzo a sentir resistencia hacia algo que me sucede, la cual dice: “Hoy, no me opondré a nada de lo que suceda, lo acepto con actitud positiva y sigo adelante. Seré paciente hasta que la situación se solucione en el momento adecuado”. Úsala cada vez que sientas que te opones a tus circunstancias y notarás de inmediato como te relajas.

  1. El dolor no es un castigo

Siempre que te encuentres ante una crisis ó situación difícil pregúntate: ¿La interpretación de la situación es objetiva ó mis creencias deciden por mi? En historias pasadas he hablado de cómo repetimos algunas creencias de generación en generación porque nos enseñaron que era “lo correcto”. Mientras algunas de nuestras creencias pueden tener una influencia positiva en nuestra vida, otras nos pueden limitar. Una de estas creencias por ejemplo es: “Experimentamos dolor, enfermedad, ó pérdida porque Dios nos castiga”. Esta creencia nos aleja de entender que todas las persona debemos enfrentar retos para poder modificar aspectos de nuestra vida y así convertirnos en mejores personas. Dejemos a un lado todas aquellas creencias que no nos estimulan a crecer, y seamos responsables de nuestras emociones, estilo de vida y de como manejamos nuestro dolor.

  1. No huyas de tu dolor

Huir de nuestro dolor es algo que hacemos a menudo, y más en estos días en que tenemos tantos distractores – redes sociales, celular, televisión, video juegos – que nos impiden dedicar más tiempo a nuestro bienestar personal. Propongo que dediques de 30 minutos a una hora dos veces a la semana a estar sola, en silencio y alejada de cualquier distracción, y que durante este tiempo pongas atención a cualquier emoción negativa que te estresa o cause dolor. Este tiempo te permita enfrentar tus emociones – enojo, angustia, resentimiento – entenderlas mejor, y comenzar a procesar tu dolor de manera más saludable.

  1. Evita los comportamientos tóxicos

A veces el dolor que sentimos es tan profundo que caemos en comportamientos tóxicos tales como establecer relaciones tóxicas, convertirnos en personas codependientes (ser incapaz de alejarte de una relación enfermiza) desarrollar adicciones a drogas, alcohol, comida ó sexo para así evitar el dolor. Los comportamientos tóxicos son una evasión temporal de nuestra vida y de nuestras resonsabilidades que nos pueden crear mayores problemas a largo plazo. Para superar el dolor hay que tener coraje para enfrentarlo cada día, continuar con nuestra vida de la manera más normal posible manteniendo una actitud digna y positiva hasta que la situación pase.

Espero que estos cinco pasos te ayuden a ampliar tu perspectiva de como manejar el dolor. Sé por experiencia propia que salir de situaciones dolorosas no es fácil, pero si posible con fuerza de voluntad y determinación. Te garantizo que una vez que superas tu dolor sentirás una gran admiración y respeto hacia ti misma. Además, habrás aumentado tu nivel de resiliencia – que es tu capacidad para hacer frente a la adversidades de la vida, y transformar el dolor en una fuerza motora para salir fortalecida de ella –  Te invito a que leas mi historia: 5 Pasos para aumentar tu nivel de resiliencia.

¡No permitas que el dolor se quede en tu vida por mucho tiempo! Las dejo con una cita del escritor y motivador brasileño Paulo Coelho: “No puedes evitar el dolor, pero puedes elegir superarlo”.

Si deseas recibir mis historias por email suscríbete haciendo clic aqui

¡Suerte!

Liliana Ary

¡Sígueme! en Facebook e Instagram.

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*