3 pasos para gestionar mejor nuestros problemas

Posted on

Existe la falsta idea de que hay personas que no tienen problemas, parecen estar felices todo el tiempo, de buen humor, todo les sale bien, fluyen con la vida. En realidad personas así tienen los mismos problemas que el resto e incluso mas, pero deciden adoptar una actitud positiva ante circunstancias negativas, y saben como gestionar sus problemas. Creo que: “Todos estamos equipados con las herramientas necesarias para gestionar cualquier dificultad, pero no todos estamos dispuestos ha hacer el esfuerzo para enfrentar, superar, perdonar, crecer, cambiar, tomar responsabilidad de nuestra vida y nuestras acciones diarias”. En la historia de hoy comparto 3 pasos para aprender a gestionar mejor nuestros problemas, cambiar el enfoque y motivarnos a tomar las acciones correctas para solucionarlos.

  1. Problemas seguros

Muchas personas repiten a menudo la siguiente frase: “Ahora no puedo porque tengo muchos problemas”. Pareciera que estos problemas han sido parte de su vida por mucho tiempo, y que por tanto se han acostumbrado a ellos, los aceptan como si fueran condenas eternas. Los problemas que acumulamos durante mucho tiempo, y a los que no prestamos atención ni esfuerzo alguno para resolverl son los problemas a los que llamamos “seguros”. Los problemas seguros aparentemente nos protegen del miedo a intentar algo, a fallar, nos hacen creer que no somos suficientemente buenos para tomar buenas decisiones y lograr tranquilidad. Cuando no dedicamos tiempo a resolver nuestros problemas seguros creamos ansiedad, falta de autoestima, estrés, dolor emocional, e incluso usamos factores externos como distractores para acallarlos en nuestra mente de manera temporal.

  1. Problemas de calidad

En contraste, a veces enfrentamos en nuestra vida los problemas de calidad que son aquellos que requieren mayor atención y cuidado ya que en la mayoría de los casos representan un riesgo y nos obliga a tomar decisiones que pueden tener repercusiones positivas y negativas en nuestra vida a corto y largo plazo. Ejemplos de problemas de calidad son: Casarnos, divorciarnos, tener hijos, cambiar de trabajo, comprar una casa, vivir en otro país, someternos a una operación, etcétera.

  1. Gestionar correctamente los problemas

Una vez que entendemos la diferencia entre los problemas seguros y problemas de calidad podemos comenzar a tomar las decisiones correctas para resolverlos. Es común tener que resolver un problema de calidad y posponer la decisión porque nos sentimos incapaces, creemos que no tenemos los recursos necesarios, que no es el momento correcto y que vamos a fallar. Paradójicamente, es en esos momentos cuando creamos un problema seguro que se convierte en un distractor y nos aleja de tomar una decisión de riesgo.

Si el miedo es no estar absolutamente segura de que estas tomando la decisión correcta te recomiendo que siempre escuches tu corazón y tu instinto antes que tu mente. Cuando algo se siente bien en tu corazón, y te trae genuinamente paz, armonía, tranquilidad, felicidad, y bienestar, no piensas tanto, sabes que es lo correcto y das el paso. Si por el contrario, la decisión te causa ansiedad, estrés, dolor, y cualquier otra emoción negativa y además dedicas mucho tiempo a decidir si es bueno para ti mejor desiste y déjalo pasar. Las emociones negativas son indicadores, señales de alarma que nos sirven de guía para hacer lo correcto, el problema es que muy a menudo las ignoramos.

En conclusión, para ser capaces de gestionar nuestros problemas adecuadamente es importante primero definir que tipo de problema tenemos en frente, y después será necesario dedicar unas horas/días para buscar en nuestro interior y encontrar nuestras respuestas. Eres capaz de enfrentar tus problema con fortaleza y seguridad, lo mas importante es que des los primeros pasos en un estado de serenidad. La meta es resolver nuestros problemas antes de que estos se conviertan en crisis, o acumulemos “problemas seguros” que nos harán sentir peor y nos impedirán avanzar en nuestra vida.

Cuando aprendemos a gestionar nuestros problemas, nos quitamos lastres y vivimos cada día con mayor bienestar. Los problemas sin resolver son como polvo que se va quedando en nuestra vida y que al final no nos deja respirar, así que mucho valor, escucha tu corazón y comienza a resolver tus problemas para lograr balance emocional y tranquilidad en tu vida.

Las dejo con una cita del escritor y motivador brasileño Paulo Coelho: “Evadir problemas que necesitas afrontar es evadir la vida que necesitas vivir”.

Me encantaría saber tu opinión escríbeme a lily@inspiredindulgence.com

¡Sígueme en Facebook Instagram dando un clic aqui!

Si deseas recibir mis historias por email suscríbete haciendo clic aqui.

¡Adelante y mucha fuerza!

Liliana Ary

Coach de Vida y Bienestar

  • Share

One thought on “3 pasos para gestionar mejor nuestros problemas”

  1. Excelente, acabo de pasar por una situación en mi trabajo y por posponer al momento de encarar el problema. Lo que hice fue ponerme al llorar. Es lo más penoso que me haya pasado 😢

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*