3 maneras para evitar que los problemas de los demás se conviertan en tus problemas

Posted on

Creo que los seres humanos tenemos que convivir y ayudarnos unos a otros – en lo posible y con medida – porque cuando nos involucramos en los problemas de los demás y nos desbocamos por ayudar, descuidamos nuestro bienestar físico y emocional, nos desbalanceamos y más tarde pagamos las consecuencias. Lamentablemente, en la cultura latina la idea del sufrimiento, de involucrarnos en los problemas de los demás es equivalente a “me importas, soy buena persona, sufro contigo”, cuando en realidad el enfoque debería ser distinto. En la historia de hoy comparto tres maneras para evitar que los problemas de los demás se conviertan en tus problemas.

1.    Establezcamos límites sanos

Sé que no es fácil establecer limites, sobre todo con personas que crecieron con crianzas permisivas y sin reglas, pero es fundamental que en todas nuestras relaciones establezcamos limites sanos, en donde nuestro rol sea claro y nuestra ayuda medida. Hay personas – sobre todo amigos y familia – que esperan que te involucres y que sufras sus experiencias al mismo nivel. Establecer límites y decir no, no es un acto insensible o egoista, es permitir que la otra persona enfrente sus dificultades y crezca con ellas en lugar de alimentar un patrón de conducta de dependencia emocional.

2.    Controlemos expectativas 

Las personas que esperan que estes a su disposición a la hora que quieren y como quieren cuando enfrentan un conflicto son inmaduras, y no quieren enfrentar sus problemas solas. En realidad la mejor manera para salir de un problema es dedicando tiempo a solas para trabajar en la solución entendiendo que cada uno tenemos que resolver nuestros problemas para así crecer como personas. Debemos ser capaces de manejar nuestra vida, y tomar nuestras decisiones sin la influencia de nadie. Si eres una persona que vive constantemente presionada por las altas e irreales expectativas de los demás, suelta la culpa, y entiende que nos es tu responsabilidad resolver los problemas de los demás, estresarte o sufrir es una pérdida de tu tiempo y energía. Si eres la persona con altas expectativas, aprende a ser autosuficiente y a llenar tus espacios de soledad, miedo o conflicto con actividades que te funcionen y te ayuden a salir del conflicto que vives.

3.    Inteligencia emocional

Las personas que gozan de salud emocional mantienen armonía entre lo que piensan, sienten y hacen. Están satisfechas con ellas mismas, y ven los problemas con una perspectiva positiva, por lo que tienen la capacidad de salir mas rápido de una crisis, y establecer relaciones sanas con los demás. Para evitar que los problemas de los demás te desgasten, trata de desarrollar inteligencia emocional por todas las razones antes mencionadas, y para vivir en un espacio de paz y armonía constante, que te permita reaccionar mejor ante la presión de los demás cuando intentan manipularte, o tratan de involucrarte en sus problemas para que seas tú la que tome las decisiones. Si estas en paz, será muy difícil que alguien logre desbalancearte.

Guiar a una persona es sano siempre y cuando no llegues a un nivel de estres y dolor. Cuando decidas o te sientas obligada a involucrate en los problemas de los demás piensa si realmente estas haciendo un bien o causando más daño. Todos tenemos que enfrentar nuestras dificultades y madurar con ellas, así que permite que cada persona viva su proceso y si la otra persona no lo entiende no te preocupes, lo entenderá después, y te dará las gracias.

Las dejo con una cita del Dalai Lama, jefe espiritual del budismo Tibetano: “Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.

Si te gustan mis historias por favor compártelas para que mas personas puedan disfrutar de una vida plena, feliz y sin culpas.

¡Sígueme haciendo clic aqui!  Facebook  Instagram

Si deseas recibir mis historias por email suscríbete haciendo clic aqui.

¡Adelante y mucha fuerza!

Liliana Ary

Coach de Crecimiento Personal y Espiritual.

  • Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*